¿Tengo una mascota cebolla?

mascota cebolla

Imaginemos que  nuestra mascota tiene un problema severo de piel. ¿Qué hacemos? Inmediatamente corremos al veterinario, éste fácil y rápidamente receta o inyecta un corticoide para quitar la inflamación y comezón. Seguramente mejore nuestra mascota por algún tiempo, pero en cuanto termine la acción del medicamento veremos como otra vez aparece la enfermedad, o tal vez se cure de la piel, pero estos corticoides provocaron diarrea en el animal; y ahora será tratado con antibióticos, o más corticoides y así sucesivamente.

Pero después me doy cuenta que el problema de piel en mi perro apareció precisamente cuando nació mi bebé. ¿Qué pasó? Pues puedo decir que mi perro se sintió desplazado, celoso, intolerante hacia el nuevo miembro de la familia, sintiéndose rechazado,  abandonado y molesto por el recién llegado generando una avalancha de emociones que se reflejaron en una dermatitis.

El tratamiento con las esencias florales, por ser una curación energética, se centra más que nada en el equilibrio emocional de nuestra mascota.

Las emociones por lo general se van almacenando, formando capas como si fuera una cebolla. Las situaciones emocionales más recientes son las capas exteriores y puede ser que éstas no permitan acceder a las más antiguas.

Conforme se liberen las emociones se van eliminando estas capas externas. Durante el tratamiento,  puede ser que los síntomas empeoren o aparezcan otros nuevos. Aunque parezca extraño, esto es una buena señal.

Cuando empezamos a “pelar la cebolla” vamos encontrando diversas situaciones que estaban ocultas, y eso es buena noticia ya que entonces es posible conocer ese nuevo problema y limpiarlo a profundidad, hasta restablecer y equilibrar a nuestra mascota.

Piensas que a tu mascota le sucede lo mismo?

Coméntanos tus dudas y te orientamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *